FAIL (the browser should render some flash content, not this).
La Mejor de las Sonrisas PDF Imprimir E-mail

Artículo de prensa, Chile.com

Dr. Mario IsaLa mayoría de las personas en algún momento de su vida pierden una o más piezas dentarias, lo que puede afectar no sólo su apariencia, sino también su salud al ocasionar la disminución o pérdida total de la función masticatoria. En estas condiciones, la estética y autoestima juegan en contra y hace que quienes sufren de estos problemas se aparten y caigan en depresiones.

Sin embargo, los tratamientos odontológicos han avanzado a pasos agigantados en estos últimos 20 años y en especial la implantología.

Los implantes en sus inicios se emplearon sin base científica para reemplazar piezas dentarias ausentes, pero hoy son considerados no sólo como un tratamiento ideal, sino como una solución definitiva en la rehabilitación de la boca, como sucede con las coronas de porcelana sobre implantes dentales.

El doctor, creador y fundador de la Sociedad de Implantología Oral de Chile, Mario Isa, explica que los tratamientos actuales consideran al individuo como un ser íntegro, de manera que al reestablecer las piezas ausentes el experto se preocupa también del aspecto estético.

Volver a Sonreír

Dr. Mario IsaPara lucir como antes es preciso recuperar también el volumen óseo perdido, lo que ocurre muchas veces como consecuencia de un traumatismo o por la simple pérdida de una pieza dentaria. En esos casos, el especialista y profesor de la Universidad de Chile, asegura que es necesario utilizar técnicas avanzadas de injertos óseos, los cuales él realiza desde hace más de 30 años.

Así, el aspecto facial mejora considerablemente, pues además de recuperar la función masticatoria, se obtienen dimensiones normales del macizo Maxilo Facial y los tejidos blandos de la cara (músculos, glándulas, mucosa, piel), los cuales nuevamente logran un apoyo natural borrando algunas de las numerosas arrugas que se han formado, en especial de la zona labial

Pero el doctor Isa explica que hay arrugas que no es posible corregir con esta técnica, para lo cual se utilizan otros sistemas como la implantación de ácido hialurónico sintético, el cual no provoca reacciones alérgicas y cuyo efecto puede durar meses antes de ser reabsorbido por el propio paciente.

El implante es la última opción. "Muchos de los dientes se pueden conservar gracias a una buena rehabilitación. Y para devolverles la luminosidad y que los pacientes puedan tener una sonrisa más juvenil, contamos con tecnología láser de última generación que nos permite aclarar o blanquear los dientes en una sesión", aclara el experto.

Los diseños y superficies de los implantes han mejorado a tal punto que en muchos casos –y cuando las condiciones del paciente son favorables- es posible insertar un implante y rehabilitar al paciente en forma inmediata, de tal forma que se puede volver a la rutina diaria el mismo día de la cirugía. Sin embargo, hay que tener claro que implante es el material (titanio) que se inserta en el hueso, en el cual se afirmará posteriormente la prótesis o diente.

Para lograr estos objetivos, se emplean equipos láser que permiten evitar la inflamación, dolor o molestias ayudando a una mejor cicatrización, regeneración ósea e integración del implante al hueso en mucho menor tiempo.

Otras bondades del láser es que se puede tratar en sólo 3 sesiones algunas enfermedades como aftas, herpes, neuralgias, sensibilidad dentaria, entre otras.

No obstante, el doctor Isa es categórico al advertir que no cualquier profesional puede colocar un implante y que no se puede utilizar la misma técnica en todos los pacientes. Es por eso que si está pensando en mejorar su sonrisa, preste atención a las recomendaciones porque las consecuencias pueden ser fatales.

Lo Barato Cuesta Caro

A su consulta llegan diariamente personas que se han sometido a distintos tratamientos de implantes con profesionales que no tienen la formación necesaria que requieren estos procedimientos. Lamentablemente, gran parte de estos pacientes no sólo han perdido dinero sino también la posibilidad de volver a sonreír, pues algunos daños son irreparables.

El docente de la Universidad de Chile afirma que el problema es que muchos están colocando implantes sin ser especialistas, o simplemente han hecho un curso de un fin de semana y eso no es suficiente", advierte.

Para el experto es fundamental someter al paciente a una exhaustiva evaluación antes de hacer cualquier procedimiento. "Muchas personas llegan a una consulta y el doctor les dice sí, aquí podemos poner implante inmediatamente, sin ni siquiera haber tomado una radiografía", afirma.

Sin embargo, el doctor Isa explica que antes de pensar en un implante él solicita a sus pacientes exámenes de sangre, radiografías panorámicas y un scanner. "Hay pacientes de 50 años que pueden tener un cáncer al pulmón que no se ha notado todavía, y llegan y le indican implante cuando la otra enfermedad es mucho más importante".

Estas medidas son importante, pues en algunos pacientes los implantes no están indicados, como en quienes sufren de diabetes tipo 1 o en quienes consumen determinados medicamentos, donde una cirugía por mínima que sea puede tener consecuencias fatales.

El especialista también recomienda poner atención a las clínicas que ofrecen precios demasiado bajos. "En algunos lugares por poco más de 300 mil pesos ofrecen cirugía, implante, pabellón, insumo, corona, laboratorio... y eso no puede ser. Un buen implante bordea los 1.700 dólares, terminado".

El valor de los precios se explica porque las coronas que se implantan en el hueso son realizadas con materiales específicos y que deben ser de buena calidad, sumado a la cirugía que se debe realizar para su instalación y los costos del laboratorio para la fabricación del diente, el cual debiera ser de porcelana para asegurar su duración.

Pero más allá de los implementos que se utilicen, el peligro radica en la mala instalación. "Antes de colocar un implante uno tiene que planificar: ver los exámenes, la mordida del paciente, la cantidad de volumen óseo, la calidad del hueso. Con esos datos uno puede decir aquí voy a colocarlo, incluso hay computadores que te ayudan en eso. Hasta mi consulta llegan personas con implantes colocados en errónea posición lo que impide rehabilitar al paciente (instalar la corona) y como única solución es retirar esos implantes (raíces artificiales de titanio) y realizar una nueva cirugía.

Tampoco es real eso de entrar a la consulta y salir con el nuevo diente sin tomar las debidas precauciones. Por lo general se trabaja en dos fases: la primera, donde se instala el implante; y la segunda, que se realiza de 3 a 6 meses después, donde finalmente se coloca la pieza dentaria. Todo sin dolor.

Si alguien le ofrece salir de la consulta comiendo asado inmediatamente, según el doctor Isa no es posible. "Si lo hacen, lo más probable es que el implante fracase, porque el hueso que estaba sin diente también estaba sin función, sin recibir fuerza. Y pasa que, o se quiebra el hueso o se suelta el implante. Lo correcto es indicar una dieta blanda por unos meses para que el hueso se adapte".

Lo recomendable es saber elegir al profesional idóneo que le asegure un trabajo confiable y de calidad, y así su dinero estará bien invertido. Pero sobretodo, podrá tener esa sonrisa que tanto desea por muchos, muchos años.

Leer artículo en Chile.com